IDA Y VUELTA

Iniciamos así
un vuelo erótico
sobre sábanas de seda,
 sublime sutileza
que al paso de las horas
produce inigualables sensaciones
y fuertes latidos.
Compenetración de las almas
con besos que roban el aliento
sobre labios ardidos
y olor a grama mojada.
En el espacio reducido,
complicidad de movimientos,
de miradas,
de risas.
Fuerza tú,
música yo.
Entregados al inconciente
del no respirar
provocando, 
buscando deliberadamente,
la pérdida de la voluntad
en la entrega total
a los temblores corporales
que llevan al lugar
de donde solo regresaremos
para volver a viajar...

Intensa

... a comer mucho CHOCOLATE OSCURO ♡
Imagen cortesía de Google

Comentarios

Entradas populares de este blog

MASTERS. El Pabellón de Barcelona de Mies Van der Rohe

MASTERS. La Villa Savoye de Le Corbusier

Archipiélago de Los Roques en Venezuela