MASTERS. El Pabellón de Barcelona de Mies Van der Rohe

Ludwig Mies van der Rohe
Nacido el 27 de marzo de 1886 en Aquisgrán, Alemania,  y nacionalizado estadounidense. 
Dirigió la Escuela de Arte y Diseño de la Bauhaus.
Fue el arquitecto que nos dejó aquel legado de "Less is more" (Menos es más) y "God is in the details" (Dios está en los detalles). 
La arquitectura de Mies se caracteriza por una sencillez esencialista y por la sinceridad expresiva de sus elementos estructurales así como su racionalismo y  funcionalismo.
Su obra se destaca por la composición rígidamente geométrica y la ausencia total de elementos ornamentales, pero su poética radica en la sutil maestría de las proporciones y en la elegancia exquisita de los materiales (en ocasiones empleó mármol, ónice, travertino, acero cromado, bronce o maderas nobles), rematados siempre con gran precisión en los detalles. 
De los maestros más importantes de la arquitectura moderna y el máximo exponente del siglo XX en la construcción de acero y vidrio. 
Sillón Barcelona
A finales de la década de 1920 acometió dos de sus obras maestras más representativas: el pabellón alemán para la Exposición Universal de Barcelona de 1929 (para el que diseñó también el famoso sillón Barcelona, de acero cromado y cuero) y la casa Tugendhat (1930) en Brno (actual República Checa). 
Casa Tugendhat (1930) en Brno (actual República Checa)

Mies van der Rohe murió el 17 de agosto de 1969 en Chicago.
 
El Pabellón de Barcelona de Mies Van der Rohe
El Pabellón Alemán se ubica en el extremo oeste de la Plaza de Carles Buigas en Barcelona, España.
Con del uso de una estructura de pequeños pilares metálicos cruciformes logró liberar el área de la planta y así se percibe una fluidez  a través de los diferentes planos ortogonales que generan los espacios.
La ligereza de las columnas de acero soportando grandes planos horizontales le otorga  a los techos un carácter etéreo, casi como si estuvieran flotando.
Se complementa esta riqueza espacial con la presencia de grandes ventanales y es precisamente allí en donde Mies logró transmitir la idea de libertad y progreso de la República Alemana.
Mies van der Rohe organizó su pabellón en tres zonas:
un patio de recepción
un núcleo edificado
un patio trasero
Los elementos verticales y horizontales que definen estas zonas se disponen con libertad, pero regidos por un riguroso orden geométrico, trabajados con precisión y maestría.

La entrada se presenta axialmente al edificio. 
En el patio de recepción hay un espejo de agua con gravilla en su fondo y se puede apreciar en él los reflejos de los planos verticales y horizontales.
Al fondo de este primer recorrido un muro revestido de travertino con una banca alargada.
En el extremo sureste un pequeño ambiente de techo en voladizo ofrece un espacio que hoy es una tienda de souvenirs.
Inmediatamente el visitante realiza un giro de 180 grados para ingresar por un espacio definido por ventanales y muros divisores.
Es en ese interior minimalista donde se ubican las sillas Barcelona junto a un muro de ónice dorado cuya solidez y elegancia contrasta con la cortina roja que lo enfrenta.
El último patio sin techo y contenido por una pared, presenta también un espejo de agua más pequeño y dentro de él, en un extremo, la escultura Alba, de Georg Kolbe.
Si la aproximación a este espacio ocurre por la parte posterior del pabellón, la escultura aparecerá como punto focal y en cualquier caso, la imagen de la pieza se multiplica en los reflejos del agua, los cristales o el mármol.

El pabellón fue desmontado en 1930 pero reconstruido fielmente al original entre 1983-86 por un equipo conformado por Ignasi de Solà-Morales, Cristian Cirici y Fernando Ramos.

"La arquitectura comienza cuando se ponen dos ladrillos juntos." 
Ludwig Mies van der Rohe

LA INTENSA EXPERIENCIA DE ESTAR ALLÍ: 
El PABELLÓN de MIES visto desde la plaza anterior
Ya más cerca se observa a un grupo de estudiantes de arquitectura entrando
Escaleras de acceso
Tarifas de la entrada

Un grupo de estudiantes de arquitectura reciben su clase
Intensa
El reflejo de los planos horizontales en el espejo de agua
El muro de Ónice y las sillas Barcelona (muy desgastadas y con prohibición de ser usadas)
El grupo de estudiantes realiza el recorrido por el patio trasero
La escultura ALBA
Parte posterior
Mirando nuevamente hacia el patio del espejo de agua
La ligerísima columna metálica. Los planos horizontales y verticales. "MENOS ES MÁS"

En el jardín posterior está esta placa

Fuentes:
epdlp - wikipedia - moleskinearquitectonico

Comentarios

Entradas populares de este blog

MASTERS. La Villa Savoye de Le Corbusier

Archipiélago de Los Roques en Venezuela