Tempestad y calma


Acepto todo. 

Con los ojos cerrados se apoderan de mí los recuerdos de lo dulce de tenerte dentro. Confieso a viva voz cariño mío que cada vez que me da la gana pienso en tí.
Acepto el sol que eres con todo ese calor que irradias, esa energía pura quemante, fuego delicioso.
Acepto la sequía de no tenerte, el sufrir de lejos tu ausencia corta pero eterna, esa que siempre culmina entre mis brazos.
Acepto la lluvia que derramas sobre mi nariz, mi cuello, mis senos, mi ombligo...esa lluvia fina mojándome toda.
Acepto tu tormenta despeinándome, revolcándome, deshaciendo las sábanas, esas que aprieto con desesperación, extraña mezcla de placer y dolor.
Acepto la calma de mirar hacia arriba y volver en mí sabiéndome amada y complacida.

Entonces concluyo que acepto todo porque todo pasa y todo regresa: la tempestad y la calma.

Intensa con su Chocolate Oscuro.

Imagen de la Web

Comentarios

  1. Me encanta!!! específicamente esta pequeña y contundente frase: ("...Confieso a viva voz cariño mío que cada vez que me da la gana pienso en tí...")
    Amo como el descaro lejos de la vergüenza aparece, te pienso, porque eres mio...
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Hola!
Tu comentario es importante para mi.
Muchas gracias por la visita.
Intensa.

Entradas populares de este blog

MASTERS. El Pabellón de Barcelona de Mies Van der Rohe

MASTERS. La Villa Savoye de Le Corbusier

Archipiélago de Los Roques en Venezuela