El que gusto da



Fotografía de Intensa: O de Otoño
Navegar fue la única alternativa. Llegar lejos, lo más lejos que jamás pudimos imaginar. 
En aquel momento nadie daba un centavo por la idea y aun así nos atrevimos a enrumbar la nave hacia el destino decidido. El tiempo movió los engranajes y se convirtió en el aliado, el cómplice de la fantasía, el viento que movió las velas... El disfrutar el viaje hizo de la travesía un lugar cómodo para ajustar carácteres y sincronizar gustos, modos, pieles y pasiones. 
Aprendimos e hicimos de todo esto nuestra ley de vida: el que gusto da, placer se lleva.

Intensa............y su Chocolatico Oscuro 



Comentarios

Entradas populares de este blog

MASTERS. El Pabellón de Barcelona de Mies Van der Rohe

MASTERS. La Villa Savoye de Le Corbusier

Archipiélago de Los Roques en Venezuela