Amanece que no es poco













Amanece. Camino descalza sobre la arena húmeda. Miro al mar y allí están los primeros rayos de luz. Una nubecilla colorada, solitaria como yo, recibe al sol mientras el humo de la taza de café inunda la escena con su aroma y las gaviotas hacen  su coro fantástico para saludar al nuevo día.
 
Hace frío, te extraño un poco (que no es poco), me estremece el deseo de estar entre tus brazos, ese lugar donde me siento pequeña, protegida y tan agradecida...



Intensa y CH Oscuro

Comentarios

Entradas populares de este blog

MASTERS. El Pabellón de Barcelona de Mies Van der Rohe

MASTERS. La Villa Savoye de Le Corbusier

Archipiélago de Los Roques en Venezuela