Macabra

Fotografía de Intensa: Il Mercato
  









  Tuvo la osadía de llamarla bruja en el peor sentido de la palabra. Lógicamente la brujería a la que él se refería era una especie de venganza verbal que respondía inmaduramente a todo lo acontecido.
  El cuento es corto. La conoció de repente no importa cómo. La diferencia de culturas era notable. Ella apostó a la posibilidad de un corazón sincero y en un juego de seducciones encantadoras, y cabe llamarlo hechicería, mentiras iban y venían. Lo que él nunca imaginó fue que en realidad no era bruja, ella era simplemente macabra, dueña absoluta de una intensa intuición que la protegía de toda contra. Además de sapos y culebras, aderezó su hechizo con porciones de grandes dotes de actriz disfrutando a plenitud  aquella pantomima mal montada por el payaso titiretero que creyó sabérselas todas. 
  Él sabe bien lo que perdió por cobarde y embustero. A la macabra le debe, al menos, haber aprendido que con las personas no se juega. Le toca olvidar, sí es que puede.

Intensa...comiendo Chocolate Oscuro

"Olvidar a una mujer inteligente cuesta un número incalculable de mujeres estúpidas"
António Lobo Antunes.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MASTERS. El Pabellón de Barcelona de Mies Van der Rohe

MASTERS. La Villa Savoye de Le Corbusier

Archipiélago de Los Roques en Venezuela