Doña perfecta

La mujer parecía normal con su ropa impecable, sus zapatos de tacón alto y punta cerrada. Una cartera mediana colgaba del brazo y gafas enormes le cubrían el rostro más que a sus ojos.
Comenzó a hablar sin que nadie le preguntara nada, con una voz tan chillona y repelente que todos nos vimos en complicidad espontánea, inconformes y desagradados. Lo primero que dijo fue que ella era feliz. Cada vez que alguien te dice eso, desconfía. Se paseó por su feliz vida contándonos lo perfecta que ella es, ordenada, buena cocinera, excelente madre, siempre organizada, arreglada, "bella, linda y hermosa".... como dicen las "misses" de escaso vocabulario y cerebro.
Nombró a su marido muerto recalcando lo maravillosa que solía ser en la cama. Destapó sus ojos colocando las gafas dentro del bolso quedando así al descubierto aquello que más que un rostro parecía una sopa de letras, confusa, rayada, ininteligible. Por un instante temí que hiciese referencia alguna a sus extraordinarios orgasmos múltiples. Gracias a Dios no lo hizo. Luego habló de sus hijos a los cuales definió como normalitos, del montón, escasos de mente y vulgares vulgaritos: unos cerditos. Sentí como se venía abajo todo el parapeto rosa que había construido tan meticulosamente. Su cara fue transformándose en amargura y su voz se agriaba con cada letra que pronunció. Maldijo haber tenido hijos porque le habían estropeado su más que hermoso cuerpo, le sorbieron las entrañas, le chuparon lo inmamable, haciendo de su vida una rutina infernal de la cual jamás podrá escapar porque, según sus propias palabras, "los hijos son para siempre". Con voz más baja y en un cambio brusco de nivel propio de una persona bipolar, sacó un lápiz labial que sin ninguna destreza mal dibujó su boca admitiendo estar deprimida porque ya nunca será una mujer apetecible.
Luego tomó aire para calmarse, compuso de nuevo el traje desencajado en la alteración de su ánimo, suspiró y se despidió cantando así: los pollitos dicen pío pío pío....
Tremenda loca!
Intensa para su Chocolate Oscuro.


Google Image

Comentarios

Entradas populares de este blog

MASTERS. El Pabellón de Barcelona de Mies Van der Rohe

MASTERS. La Villa Savoye de Le Corbusier

Archipiélago de Los Roques en Venezuela